Menu Buscar

Alisar el cabello sin dañarlo puede ser todo un desafío, más aún si lo que buscamos es que los resultados sean lo más duraderos posible. Nosotros te traemos algunos tips para ayudarte a conseguir un liso infalible

Máxima hidratación

De la misma forma que antes de realizar una escultura el primer paso es asegurarse de que la materia prima es de calidad, cuando se trata del cabello es igual de importante para evitar un resultado frágil (y poco estético). Antes de realizarte cualquier coloración, brushing, o alisado, es fundamental que llevemos a cabo un tratamiento adaptado a nuestro tipo de pelo y su estado (cabello graso, seco o sensibilizado), ya que si no nos arriesgaremos a dañar aún más la melena con el calor deprendido por las plancas.

La base de cualquier rutina capilar es siempre la hidratación. Procura contar con una mascarilla o acondicionador adaptados a tu tipo de pelo, y no olvides trabajar las puntas con un poco de aceite como Mythic Oil de L'Oréal Professionnel.

Peinar: nunca sin protección

Para que tu cuidado sea total, cierra tu ritual de belleza con un producto sin aclarado. Al ser altamente concentrado, el serum penetrará más fácilmente en la fibra capilar hidratándola, haciéndola brillar y protegiéndola contra las altas temperaturas.

Si optas por una mascarilla para el brushing (pensada para ser aplicada antes de las planchas), el resultado será aún más duradero. Lo cual es bastante importante si tenemos en cuenta que los profesionales desaconsejan recurrir a las herramientas de calor más de tres veces por semana.

Elegir la herramienta adecuada

Invertir en unas planchas o styler de calidad es sin duda garantía de éxito (y seguridad para tu pelo). La mayor facilidad de uso y el resultado impecable de unas planchas de profesional harán que la inversión merezca la pena y, a largo plazo, estarás más que satisfecha con tu compra. Intenta seguir las indicaciones del fabricante en cuanto a la utilización, especialmente en cuanto a la temperatura óptima según tu tipo de pelo (los profesionales recomiendan no sobrepasar los 180°C, teniendo en cuenta que cuanto más grueso es el cabello, más calor necesitará).

Ten en cuenta que existen alternativas que harán que no tengas que renunciar a la salud capilar para conseguir tu alisado: las planchas de vapor que, junto con los tratamientos de keratina, repara y cuida la fibra durante el alisado. Pregunta a tu peluquero profesional por Steampod , y pídele una demostración en vivo en el salón, seguro que te enamoras de los resultados.

Image credits: Pixelformula

Content created by Webedia

 

;