Menu Buscar Encuentra tu Salón

¿Cómo prevenir el cabello dañado?

Tanto si has padecido problemas de pelo seco como si no, la prevención siempre es la clave.

Causas principales del daño capilar y cómo prevenirlo

¿Sufres caída de cabello o lo tienes seco, graso o frágil? Estos son algunos de los síntomas del cabello dañado que pueden hacer que tu cabello tenga mal aspecto, con las puntas abiertas, ausente de volumen o encrespado. Tanto si has experimentado el daño capilar como si no, la prevención siempre es la clave. Asegúrate de no esperar a que tu cabello esté totalmente quebradizo y estropeado – no será demasiado tarde, pero es mucho mejor para tu cabello protegerlo diariamente. Lee esta lista para ver como unos pequeños cambios en tu rutina de cuidado del cabello pueden prevenir y proteger contra el daño capilar.


Frotar tu cabello bruscamente

Cuando apliques champú en la ducha, evita frotar el producto en el cabello, ya que puede dañar la fibra capilar. En su lugar, extiende el producto a lo largo del cabello y acláralo usando los mismos movimientos. Después del lavado, utiliza una toalla para escurrir cuidadosamente el exceso de agua, en lugar de frotar la toalla bruscamente contra el cabello.


No aplicar acondicionador

El acondicionador es una parte esencial de la rutina de cuidado habitual del cabello para mantenerlo hidratado y flexible. Cuando vas con prisa por las mañanas, seguramente decidas no aplicar acondicionador para ahorrar tiempo sin embargo, te aconsejamos que no dejes de hacerlo: tus compañeros de trabajo se olvidarán de mirar la hora cuando  ni siquiera estarán  vean tu brillante melena. La gama Volumetry de L'Oréal Professionnel ha sido diseñada para dar cuerpo a tu cabello, consiguiendo hasta 72 horas de volumen.


Cepillar el cabello cuando está mojado


Cepillar el pelo cuando está mojado causa roturas y daños en la fibra capilar. No te darás cuenta del daño mientras estás cepillándolo pero con el tiempo, las puntas abiertas aumentarán. Un cepillo de púas grandes ayudará a eliminar los enredos. Úsalo en la ducha, después de aplicar el acondicionador, pero muy suavemente.


Lavar demasiado el cabello


Los expertos recomiendan lavarlo cada 2-3 días. Lavarlo más frecuentemente puede secarlo, dejando el cabello encrespado y con mal aspecto o, por el contrario, aumentar los niveles de grasa capilar porque el cuero cabelludo empiece a fabricarla para compensar la grasa que se elimina con los lavados. 


Llevar peinados muy apretados


Un moño de bailarina o unas trenzas muy apretadas pueden hacerte destacar entre la multitud, pero llevar demasiado estos looks tensos y estirados pueden debilitar los folículos capilares e incluso causar irritación del cuero cabelludo. De vez en cuando deja tu cabello suelto y, si realmente te tienes que sujetar el pelo para trabajar o hacer deporte, intenta usar un elástico que no tenga ninguna parte de metal y no lo aprietes demasiado. Una diadema también puede ser una alternativa para mantener el cabello fuera de la cara.


Usar herramientas de calor


Todos sabemos que las herramientas de calor como los rizadores y las planchas pueden quemar nuestro cabello. Incluso cuando lo secamos, los expertos recomiendan usar el secador a la temperatura más baja posible para evitar dañar el cabello. Aplica siempre protector de calor antes y limita el uso de herramientas de calor a menos que sea necesario.


Coloraciones y tratamientos


Colorear tu cabello regularmente, especialmente cuando lo ponemos más claro, así como tratamientos como la permanente o los alisados pueden  dañar realmente el cabello. El cabello débil, seco y quebradizo son síntomas del tratamiento excesivo del cabello. Prueba la línea Pro Fiber de L'Oréal Professionnel, formulada específicamente para el pelo dañado y dale a tu cabello unos meses de descanso.


Quedarte fuera del sol


El cabello pelirrojo y teñido particularmente necesita ser cuidado con más mimo cuando sale el sol. No solo puede cambiar por sí mismo de color, sino que además puede secarse rápidamente especialmente cuando se combina con la sal del mar en verano. Es la oportunidad ideal para invertir en un glamuroso sombrero y asegurarte de aplicar mascarilla después de exponerte al sol. Habla con tu peluquero para que te recomiende los mejores productos para tu cabello según sus necesidades. Invierte en productos de protección solar como la serie Solar Sublime, que mantendrá tu cabello a salvo en la playa, suave después de la piscina y pulcro ante las altas temperaturas.


En caso de duda, tu estilista será capaz de diagnosticar tu cabello para calcular su nivel de daño y la mejor manera de actuar.