Menu Buscar Encuentra tu Salón

¿La coloración dañará mi cabello?

¿La coloración dañará mi cabello?

Colorear tu cabello puede ser una de las formas más efectivas para conseguir un nuevo look o simplemente aportar energía a tu look actual. Sin embargo, el proceso puede ser extremadamente perjudicial para el cabello y, en lugar de darle un impulso, puedes conseguir todo lo contrario. Aquí presentamos nuestros detalles sobre los posibles efectos secundarios de la coloración del cabello, cómo prevenir daños y qué hacer si termina dañando tu cabello.

Los efectos de la coloración en tu cabello

La coloración del cabello más permanente utiliza lo que se llama un "desarrollador" para permitir que el color penetre en la corteza de la fibra capilar. Este desarrollador es generalmente el agente oxidante peróxido de hidrógeno. Sin embargo, si se usa el nivel incorrecto de peróxido, se aplica demasiado tiempo o con demasiada frecuencia (exceso de procesamiento), el cabello puede dañarse rápidamente. Las fibras del cabello, pueden debilitarse permanentemente, escamarse y ser incapaces de volver a su posición plana y proteger el núcleo.

Los síntomas del cabello dañado pueden depender del tono de color y del tipo de cabello. Una coloración más clara puede resecar el cabello debido al efecto blanqueador del peróxido de hidrógeno y el amoníaco. Los nuevos rubios a menudo notan encrespamiento, aspereza o puntas abiertas, todas señales de cabello seco y dañado.

Los tonos oscuros son menos dañinos que los más claros, ya que el primero le agrega color a la fibra, mientras que el otro le quita color al cabello para hacerlo más rubio. Aquellos que han decidido apostar por las raíces más oscuras pueden encontrar, dependiendo de su tipo de cabello, que el peso del color les deja el cabello flácido y pesado, incluso grasiento. Un síntoma del daño en el cabello rizado dañado puede ser una pérdida de flexibilidad, y en el cabello fino puede ser la propensión a escamarse y al encrespamiento.

Los cabellos débiles son muy susceptibles al daño de las herramientas de peinado con calor, el uso excesivo de productos, los rayos UV, el clima y la contaminación del aire.

Cómo prevenir el daño en los cabellos coloreados

Si bien la coloración del cabello semipermanente no dañará la fibra tanto como la coloración  permanente, no tiene el poder duradero del tinte permanente, pero es una buena opción si se desea probar un tono nuevo antes de dar el salto definitivo.

Para evitar tanto daño como sea posible, se recomienda elegir un nuevo color de cabello en tres tonos de su tono natural. Cuando necesites volver a aplicar coloración a tu cabello, pide a tu estilista que realice un retoque de raíz en lugar de la totalidad del cabello para reducir el daño. Evita la exposición al sol, especialmente para rubias y pelirrojas, ya que puede secar aún más e incluso alterar el color del cabello. Del mismo modo, la piscina es una mala idea para el cabello teñido, ya que el cloro elimina la cutícula del cabello, lo que puede permitir que los minerales del agua alteren el color de tu cabello.

Antes y después de la coloración, asegúrate de mantener el cabello hidratado con una rutina de champú y acondicionador a medida, como la colección Vitamino Color A Ox de L'Oréal Professionnel. Los filtros UV formulados científicamente protegen el cabello y eliminan el exceso de residuos a la vez que añaden brillo y flexibilidad. Evita usar gomas apretadas con clips metálicos que puedan arrancar tu cabello y debilitarlo aún más.

Cómo tratar el cabello coloreado dañado

Le puede pasar a cualquiera. Te aplicaste una coloración en el cabello y ahora se ha roto, escamado y en general tiene mal aspecto. Primera parada, un profesional del cuidado del cabello, ya sea que te hayas teñido el cabello tú mismo o que lo hayas hecho en una salón. Piensa en ello como ir al médico: nunca es bueno autodiagnosticarse, ¡confía en los expertos!

Lo más probable es que se te recete un programa de tratamiento nutritivo y reparador en el salón, que involucre no solo un champú y un acondicionador, sino también una mascarilla, suero e incluso un aerosol protector. La gama Pro-Fiber de L'Oréal Professionnel ha sido diseñada teniendo en cuenta tu situación, "cabello con una corteza dañada, químicamente alterado y sometido a procesos múltiples y agresivos". Hay una luz al final del túnel: ¡puedes salvar tu cabello!